Sugerencias para la Resolución de Problemas

human group

A lo largo de muchas intervenciones en disputas familiares, hemos visto como las disputas entre personas son y no son resueltas. Las siguientes sugerencias le podrán ayudar a comunicarse mejor cuando Ud. esté enfrentando un problema con un familiar, y le importe mucho conversar la relacion en un plano positivo:

1. Hable en forma directa. Si Ud. está involucrado en un problema con alguien (y no existe la amenaza de agresión física), el comunicarse cara a cara es mejor que por medio de cartas, mensajes, golpeando paredes, dando puertazos, o hablando con otra gente excepto la persona con la cual tiene el problema.

2. Escoja un buen momento. Planee hablar con la otra persona en el problema en un momento conveniente, y tome suficiente tiempo para hacerlo correctamente. No empiece a hablar acerca del problema cuando la otra persona está por irse a trabajar, después de que Ud. ha tenido un día difícil, o justo antes de preparar la cena. Trate de hablar en un lugar callado donde los dos puedan estar cómodos y sin interrupciones.

3. Planee con anticipación. Piense antes lo que Ud. quiere decirle a la otra persona. Es importante identificar claramente el problema y como este le afecta.

4. No insulte o culpe a la otra persona. Resucitar el antagonismo de la otra persona solo dificulta que él o ella le escuche. Evite decir “¡Tu eres un ____!” No culpe a la otra persona por todo lo que pasa, o comience la

conversación con su opinión de lo que debería hacerse.

5. No suponga cuales son los motivos del otro/a. En vez de decir “¡Tú estás tocando la radio tan fuerte solo para molestarme!” diga “Cuando tu música está tan alta, me siento enojado/a porque se me hace difícil estudiar y

no puedo dormir.”

6. Escuche. Déle a la otra persona una oportunidad de hablar acerca de su entendimiento del problema. Relájese y escuche. Trate de comprender como la otra persona se siente. Use la escucha reflectiva todo lo posible.

7. Convenza al otro que Ud. lo está escuchando. Déle a entender que Ud. escucha lo que él o ella está diciendo. Quizás Ud. no esté de acuerdo con la persona, pero no hay nada más frustrante que tratar de hablar con una

persona que no parece estar escuchando. Demuéstrele que Ud. escucha sus palabras y que está contento de que puedan hablar acerca de la situación.

8. Discuta la situación completamente. Una vez que ha comenzado, discuta todos los asuntos y sentimientos abiertamente. No deje a un lado aquello que parece muy difícil de discutir o muy insignificante para ser

importante. Aquellas son las cosas que pueden arruinar cualquiera solución que logren.

9. Coopere. Una vez que ha hablado todo, comience a buscar una solución. Dos o más personas cooperando son más efectivas que una diciéndole a la otra que tiene que cambiar. Sea específico: “Yo voy a apagar la música a la

medianoche” es mejor que algo incierto como “Ya no voy a tocar la música tan fuerte como antes.”

10. Consulte. Póngase de acuerdo para consultar con la otra persona, en horarios específicos, para asegurarse que el trato está funcionando…¡entonces realmente hágalo!

Por supuesto que la gente no es perfecta, y no siempre va a decir lo que es “correcto.” Sin embargo, nuestra experiencia nos dice que si la gente se respeta a sí misma, a sus vecinos y a su comunidad lo suficiente como para

trabajar y arreglar sus diferencias y problemas, ¡todos ganan! 

Denise Williams, Ph.D.

www.mediationworks.com

Copyright © inter-mediacion.com